Cuando la pelota no quiere entrar, no entra. Es una máxima del fútbol.

Y eso le pasó a River contra San Lorenzo, que lo derrotó 1-0 sin merecerlo. Porque el equipo de Gallardo manejó el partido a lo largo de todo el encuentro. El Ciclón tuvo una y facturó.

El Millo tuvo dos penales a su favor. Borré pateó mal el suyo y lo atajó Torrico. En el segundo tiempo, el Quintero pegó en un poste.

Con dos jugadores expulsados, Palacios (bien), De la Cruz (mal), River siguió buscando. Lo tuvo Suárez, Pratto, de cabeza, y Enzo Pérez entre muchos rebotes. Pero no quiso entrar.

Instagram: @river_news.ok

Facebook: River News

Youtube: River News

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.